Las proteas son fascinantes en su delicadeza/dureza y es inusual, todavía, verlas en ramos de novias. Tiene unos tonos de rosa del intenso al suave. Y su pelusa tan característica.
La editorial en la seca tierra de fin de verano contrasta con el delicado encaje del vestido blanco y la formalidad del traje clásico del novio.
¿Alguna vez has pensado en huir y casarse en secreto?
Vestido y bolso de Espacio A.