Tener hermanos es algo único en la vida. Algunas veces son tus mejores amigos. Algunas veces pasas temporadas largas sin ellos. Algunas veces te vuelven loca. Pero siempre están en nuestras vidas.

Daniela es la pequeña y cuando hice la sesión de comunión de su hermana ella estaba allí fascinada. Yo sabía que cuando llegase su vez y me eligieran para retratarla iba a intentar que fuera algo más de lo que ella esperaba.

He elegido un emplazamiento natural, bajo la sombra de almendros en pleno despuntar de sus frutos. Los suaves verdes y un día claro nos ha dado un entorno privado ideal para la tímida Daniela sentirse bien. Igual que la sesión de su hermana mayor, Clara, cuando ha llegado la hora de las fotos juntas no hicieron más que ser ellas mismas y esto que se llama hermandad se hizo palpable en estas imágenes. Traían en mente repetir una foto que habíamos hecho de ellas juntas. Aquí les dejo las dos tomas y el inexorable paso del tiempo.

Feliz día de primera comunión, querida Daniela.

Daniela-8 Daniela-15 Daniela-17 Daniela-32 Daniela-52 Daniela-79 Daniela-124 Daniela-192 Daniela-198 Daniela-287 Daniela-304 Daniela-323 Daniela-328 Daniela-356 Daniela-371 Daniela-396 Daniela-418 Daniela-433 Daniela-436 MG_6916 MG_6917 MG_6918 MG_6919